La Navidad es la época favorita para los niños porque Papa Noel y los Reyes Magos les traen un montón de juguetes. No obstante, según la asociación norteamericana Sight and Hearing, los padres tienen que ser extremadamente cuidadosos con el juguete que compran a sus hijos, porque los sonidos de algunos de estos podrían provocarles sordera.

Hay que controlar los decibelios de los juguetes

¿Quién no recuerda haber hecho mucho ruido con el martillo pilón? Pues ahora eso ya no está permitido, puesto que la sociedad está cada vez más preocupada por los niños.

Es por eso, que según informa Europa Press, el estudio realizado por Sight and Hearing asegura que algunos juguetes superan los 80 decibelios, el máximo recomendado por los especialistas médicos y que si esta cuantía fuese más grande podría producir una deficiencia auditiva en el futuro.

Según un estudio realizado, hay algunos juguetes de conocidas marcas que pueden llegar a alcanzar los 104,4 decibelios, con otros que pueden alcanzar los 97,5 decibelios, como una figura de un dinosaurio que puede soltar rugidos fuertes que alcancen esta potencia para niños de preescolar y eso es muy peligroso.

Algunos juguetes sobrepasan los decibelios permitidos

Es por ello que se ruega a los padres que usen aplicaciones gratuitas que hay para los teléfonos móviles con los que puedan medir los decibelios, o que se consulte el listado de los juguetes más seguros para los niños pequeños.

Estas Navidades los padres van a tener que estar muy alerta, pues no es solo este caso, ya que no hace mucho se averiguó que había una serie de juguetes que estaban en el mercado y que grababan las conversaciones de los niños, además de pedirles datos personales, y luego eran enviados a una oficina en Estados Unidos donde traducían toda esta información, sin saberse aún el fin de dicha acción.

Dejar respuesta