¿Qué es capaz de hacer un padre para que su hijo se calle? Antiguamente, bastaba con darle al niño una servilleta y un bolígrafo y se entretenía dibujando garabatos, o llevar consigo un cuaderno con pinturas. Pero ahora, ahora lo que los niños quieren es que los padres les den los teléfonos móviles o les dejen las tablets.

Se está mal acostumbrando a los niños a una tecnología muy peligrosa

Películas futuristas han demostrado ya que tarde o temprano todo lo que habrá dentro de una casa estará conectado entre si y se podrá controlar desde el teléfono móvil. Y esto puede acabar siendo realmente peligroso.

No tiene porque acabar todo tan mal como Matrix o Terminator, pero si que es posible que haya serios problemas y mayores facilidades a los ladrones cibernéticos a robar las cuentas bancarias de los usuarios de estas tecnologías tan “modernas”.

El problema aquí reside en que los adultos están acostumbrando a las nuevas generaciones a entrar en contacto rápidamente con la tecnología más avanzada, sin darles tiempo a acostumbrarse a ella rápidamente.

Si un niño llora, el padre o la madre conecta el móvil a Internet, o la Tablet, y se la da con un juego con tal de que se calle y deje de molestarle mientras habla con un amigo. Otros directamente les entregan el dispositivo y el niño se dedican a buscar los juegos por Internet a los que quiere jugar.

Los niños y su libertad de acceso a los aparatos electrónicos

Una acción inocente, pero esto provoca una fuerte dependencia hacía estos aparatos electrónicos. No son pocos los niños que con tan solo seis años de edad ya poseen un dispositivo móvil en propiedad y tienen total libertad para hacer lo que quieran con él. La edad para empezar a usar un móvil debería ser un poco más tardía, con el objetivo de enseñar al niño un poco de responsabilidad.

Al mismo tiempo, los padres, tal y como recomiendan los expertos, deben tomar las medidas necesarias para controlar por donde se mueven sus hijos, con el fin de evitar que puedan entrar en contacto con páginas no adecuadas o hablar con desconocidos a través de las principales redes sociales, por lo que se ruega que activen los controles parentales correspondientes.

Dejar respuesta