Existe una curiosa relación cada vez que se sucede un ataque como el de Berlín o cuando un joven decide, por propia voluntad, entrar en una escuela y matar a sus compañeros a balazos: todos los medios culpan al mundo de los videojuegos. No obstante, ¿tienen los videojuegos la culpa?

Los padres no controlan a sus hijos

Cuando pasa algo, los padres siempre alegan que los videojuegos tienen la culpa y que han sido una mala influencia para sus hijos. Si es el caso, ¿por qué les dejan jugarlos? Si, existen muchos estudios que han demostrado que tan buenos pueden ser los videojuegos para los niños, ya que potencia su desarrollo y crecimiento personal. Pero, la cuestión es, ¿por qué les dejan jugar a videojuegos violentos?

Dado los problemas que ha habido muchas veces en relación con el mundo de los videojuegos, como el asesino de la Katana con el título Final Fantasy VIII, hoy en día no existe título que no cuente con una pegatina, en grande y bien legible, donde indica la edad mínima que debe tener el jugador para poder jugar a dicho videojuego.

Los niños siguen jugando a videojuegos violentos y a sus padres les da igual

A pesar de todo esto, los padres siguen dejando que sus hijos jueguen a títulos como Grand Thef Auto, Call of dutty, Mortal Kombat o Watch Dogs… títulos violentos que están dirigidos a mayores de 18 años. Los vendedores de las tiendas por supuesto tampoco dicen nada al respecto, ya que a ellos les interesa conseguir buenas ventas para quedar bien ante sus jefes y no pueden irles diciendo a los padres que no compren un videojuego por muy violento que sea, ¿verdad?

No se trata de impedir que un niño juegue a la consola o no, es simplemente controlar a que tipo de juegos juega, ya que hay muchos entretenidos cuya violencia es la justa y suficiente para determinadas edades y no hace falta hacer explotar la cabeza a alguien para pasarlo bien jugando a un juego.

Dejar respuesta