Cuando sucede un ataque terrorista como el que sufrió Berlín hace poco más de una semana, es normal que se despierte cierto odio por parte de los ciudadanos con respecto a la persona que lo ha provocado. No obstante, lo que más preocupa al Gobierno es que esto acabe afectando a la situación de los refugiados Sirios que se encuentra en Alemania.

No se debe tomar represalias contra los que no son culpables

Joachim Gauck, presidente de Alemania, considera que este atentado en el que murieron doce personas debería abrir un debate sobre la seguridad del país y la política de refugiados que se debería seguir, pero siempre con mesura y evitando los prejuicios hacía estas personas. Así lo ha dicho en su discurso navideño mientras en los medios alemanes se seguía hablando de como un yihadista irrumpió en el mercadillo navideño atropellando con un camión a la multitud que se encontraba realizando tranquilamente las compras.

El presidente Alemán ruega que no se categorice a todos los Sirios por igual tras el ataque yihadista

“Debe haber un debate político sobre la política de refugiados y si en el futuro se podría hacer más para garantizar la seguridad ciudadana”, dijo durante su discurso. Por supuesto, indica también que debido a este último ataque no se deben comenzar a realizar sospechas de forma genérica a grupos enteros o culpar a todos los políticos por esta situación tan dolorosa para las familias afectadas.

Gauck, expastor protestante de ya 78 años de edad, realiza su último discurso como presidente dedicado casi en exclusiva al atentado del pasado lunes, asegurando que este yihadista asustó profundamente a la ciudadanía, alentando así sentimientos de rabia e ira hacía los refugiados Sirios en Alemania. “Sentimos el miedo. Pero el miedo no nos domina. Sentimos la impotencia. Pero la impotencia no nos domina. Sentimos la rabia. Pero la rabia no nos domina”, fueron sus palabras hacía sus conciudadanos.

Dejar respuesta