El atentado de Berlín ha puesto en alerta a toda Europa, muy preocupados porque se pueda cometer otro asesinato, tiroteo o atentado por parte de los yihadistas en la ciudad. Por ello, se han incorporado un total de 3.000 policías que están patrullando los interiores de los trenes en Francia durante las fiestas de Navidad.

Tienen que controlarlo todo

Este equipo, acompañado de perros rastreadores, están vigilando con sumo cuidado a todo aquel que entre o baje de un tren, así como también los autobuses interurbanos. Especialmente están controlando los trenes de alta velocidad y los regionales de París, por miedo a que se cometa un atentado en la capital.

Stéphane Volant, secretario general de la compañía ferroviaria francesa SNCF, desveló detalles del dispositivo a la radio Franceinfo, que precisa que estos controles, aunque ahora son mucho más estrictos, llevan semanas funcionando.

Se intensifican los controles en Francia

Los policías que se encuentran dentro de los trenes tienen prerrogativas especiales, tales como registrar las maletas y están apoyados por perros detectores de explosivos o de armas. Esta gran preocupación viene por el atentado realizado por Anis Amri, quien se presume que es el responsable del atentado en Berlín el 19 de diciembre, y que en su huída podría haber viajado por Francia antes de morir a manos de la policía de Milán el día 23.

De todos los países europeos, Francia ha sido el país más castigado por los ataques terroristas, especialmente Yihadista, en los últimos dos años. Así pues, un total de 91.000 efectivos, entre los que se encuentran miembros del cuerpo de Policía, la Gendarmería y el Ejército, están haciendo todo lo posible para evitar un ataque terrorista que pueda crear un triste recuerdo en unas fechas tan señaladas.

Además, según Bruno Le Roux, ministro del interior, la Fiscalía está investigando cuál es la ruta que pudo seguir el terrorista durante su huida por Francia y como pudo pasar desapercibido ante los controles.

Dejar respuesta